wifi free zone
INFORMESWIFI

Uno de los mayores inconvenientes que surgen cuando salimos de casa con nuestro dispositivo móvil, después de quedarnos sin batería y no poder cargarlo, es no tener datos móviles suficientes para hacer uso de él como nos gustaría. En estos casos, las redes WiFi públicas son un atractivo para aquellos navegantes escasos de este bien tan preciado o para aquellos que prefieren no hacer un uso descontrolado de ellos. Por otro lado, existen casos de personas que necesitan hacer uso de sus dispositivos por motivos laborales y se ven obligados a conectarse fuera del trabajo para continuar con sus tareas. La realidad es que estas conexiones públicas entrañan riesgos en términos de seguridad para las empresas.

 

Según el informe de Mobile Security 2018, realizado por WiFi iPass, el uso de estas redes públicas es el mayor riesgo de seguridad al que se enfrentan las empresas, hasta el punto de que algunos profesionales tienen prohibido hacer uso de ellas si no están en la oficina. Aunque no es un caso habitual que se llegue a este extremo, muchos lo ven como una medida de protección necesaria para evitar exponer la seguridad de los equipos de la empresa haciendo uso de estas redes WiFi. En el informe también se pone de manifiesto que las redes que más estragos pueden causar son aquellas que están en sitios con mayor tránsito de usuarios: WiFi de cafeterías y bares, estaciones de tren o aeropuertos.

 

Por ello, uno de los principales retos de las empresas se centra en mantener a salvo a sus empleados y a los dispositivos que utilizan para que se puedan conectar sin riesgos. El uso de smartphones y el alto incremento de ataques cibernéticos traen de cabeza a los encargados de la seguridad de las empresas. Y es que, aunque es muy positivo que un trabajador pueda realizar su labor en cualquier parte y no se limite a desarrollarla en la oficina, el riesgo no hace más que aumentar la necesidad de encontrar una solución que ayude a ambas partes.

 

Riesgos y cómo evitarlos

 

Cuando uno se conecta a una red WiFi pública, uno de los riesgos más comunes es que puedan estar conectándose al dispositivo y tener acceso a toda nuestra información. Dependiendo de su intencionalidad, el ataque puede tener consecuencias más graves, ya que, en algunos casos, los ciberdelicuentes aprovechan el acceso a la información para extorsionar al usuario a cambio de dinero.

 

Las llamadas honeypots son uno de los recursos empleados por ciberdelincuentes, que se valen de redes WiFi abiertas creadas a modo de simulación de otras de establecimientos públicos, para que usuarios se conecten a ella pensando que son seguras. Una vez conectados, roban la información necesaria y consiguen sus propósitos a costa de la buena fe de los navegantes. Por otro lado, también están las redes verdaderas en la que los hackers consiguen colarse para acceder a los datos.

 

Para evitar caer en estas trampas, hay una serie de consejos que recomiendan los expertos en seguridad cibernética. En primer lugar, todos coinciden en que se priorice el uso de los datos móviles por encima de las redes WiFi. Posteriormente, es necesario comprobar que estamos conectados a páginas cifradas o llamadas HTTPS, lo que significa que nadie puede ver los datos que enviamos porque están siendo cifrados. Por otro lado, los entendidos recomiendan no entrar en páginas confidenciales que dispongan de datos personales que puedan ser vulnerados: páginas bancarias, cuentas en PayPal o con contraseñas que queden expuestas a terceras personas.

 

En el caso de las empresas, los expertos recomiendan crear redes seguras para el uso de los trabajadores. Mediante la plataforma de movilidad de Aerohive, Clovis ofrece a las compañías una solución para disponer de un punto de acceso o de varios en distintos lugares de la empresa desde los que poder conectarse con total seguridad. Esta conexión es segura y simple, una solución con control único mediante WiFi y distribuido por cable. La red ofrece un gran rendimiento, los dispositivos son seguros y el control y la visibilidad, superiores. Teniendo en cuenta que las organizaciones cada vez requieren de más dispositivos conectados sin necesidad de aumentar el sistema de cableado, esta solución ayuda a aumentar la movilidad de las redes de forma simple, así como incrementar la flexibilidad para los trabajadores y lograr mejorar la administración de las redes de la empresa. Todo ello de manera segura y evitando la vulnerabilidad de la conexión de la compañía.